Borrell II


 

Siendo pariente de la mayoría de condes catalanes, es de quien se tienen datos suficientes para mencionarle como el primer propietario del castell de Barberà (pudiendo ser de algún antecesor). Siendo hijo del conde Sunyer I de Barcelona y de Riquilda, nació en el año 927. Tras recogerse su padre, en el año 947, en la vida monacal gobernó los condados de Barcelona, Girona y Osona junto a su hermano Miró, quien murió sin descendencia en el año 966.

Borrell II

Falleciendo en 948 su tío Sunifred, también sin descendencia, pasó a gobernar el Condado d’Urgell. En 967 se casó con Letgarda, hija del conde Ramon I de Roergue y marqués de Gótia, con quien tuvo dos hijos y tres hijas: Ramón Borrell y Armengol por un lado, y por otro,  Riquilda, Enmegarda y Adelaida Bonafilla. La primera fue dada en matrimonio al conde Udalard I de Barcelona, la segunda fue casada con el vizconde Gerebert, hermano de Udalard y, Adelaida, fue nombrada por su hermano Ramón Borrell abadesa de Sant Pere de les Puel·les, después de que en 985 dicho monasterio fuese destruido por Al-Mansur. Entre los años 977-980, Borrell, al quedarse viudo contrajo nuevamente matrimonio con Eimeruda, hermana de Letgarda.

Letgarda

Borrell II trató de mantener buenas relaciones con el Califato de Córdoba, como lo demuestra el envío de repetidas embajadas. En 950, mandó una misión diplomática con el marqués Guido de Toscana, otra en 966 con el Vizconde Guitard, la cual supuso la firma de un tratado de paz, amistad y fijación de fronteras. Las embajadas enviadas en 971 y 974 en las que participó Ramió, de la Torre d’en Gorgs y Ényec Bonfill (probablemente del linaje de los futuros Santa Coloma) supusieron una connotación jurídica mucho más importante, ya que significaron el establecimiento de una cierta forma de vasallaje hacia el califa Al-Hakam. Este hecho mantuvo una cierta estabilidad en la área fronteriza del río Gaiá.

Tras fallecer el califa Al-Hakam II de Córdoba en 976 y heredando el trono su hijo de 10 años Hixam II toma de poder por tutela Al-Mansur. El general musulmán en un acto de traición, el 5 de mayo de 985 movilizó sus tropas partiendo de Córdoba hacia el condado de Barcelona, llegados al río Gaiá se abrieron paso devastando el Penedés para llegar a Martorell y desde aquí dirigirse al Vallès, por el antiguo camino romano que pasaba por Barberà. Los monasterios de San Cugat del Vallès, y posteriormente, los de Sant Pere de les Puel·les y Sant Pau del Camp fueron saqueados. Borrell II en un intentó por frenar el ataque les hizo frente en Rovirans, en el límite de Castellar con Sentmenat y, al ser derrotado, tomó rumbo primero hacia Caldes de Montbui, para posteriormente, acabar en Manresa. En la defensa del Vallès participaron hombres de Sant Cugat, Cerdanyola, Barberà, Ripollet, Reixach, Montcada y Vilapicina, así como todos los castillos de la zona, entre ellos el de Barberà o el de Terrassa que eran propiedad del conde y siendo incendiados quedaron practicamente devastados.

El fracaso bélico de Borell le abrió las puertas a Al- Mansur para la toma de Barcelona y, la ciudad, defendida por el vizconde Udulard fue sitiada, tomada y saqueada el 6 de julio.

El ataque de Al-Mansur hizo que Borrell buscase un acercamiento entre finales de 985 y la totalidad de 986 con la monarquía franca, a fin de conseguir apoyo militar. No obstante, al fallecer Lotario (penúltimo soberano carolingio) en 986, y un año más tarde el último, Luis V, subió al trono Hugo I Capeto (Hugues Capet). El nuevo monarca se encontró en un momento que tuvo que defender su corona de insurrecciones internas y ataques de los normandos, haciendo que no se pudiese enviar la ayuda solicitada. Mientras se sucedían estos contactos con la Corte franca, los musulmanes se retiraron del condado de Barcelona.

Esta nueva situación llevó a Borrell II a proclamarse en 988 Ego Borrello, gratia Dei, hibereo duci atque marchiso (Duque de hiberia y marqués) y apud nos autem imperante Iesu Christo, tempore Borrelli ducis Gothicae (Duque de Gotia) y a romper para siempre las relaciones de subordinación hacia los reyes francos.

Desde el mismo año de 988, sus hijos Ramón y Armengol aparecen como su padre con el título de conde, el primero para Barcelona y sus territorios anexos y el segundo para Urgell. En 992, antes de que Borrell II hiciese su testamento, sus dos hijos ya actuaban como condes sin necesidad de su padre.

Se recoge  entre 1278 y 1283 en una Crónica del monasterio de Sant Pere de les Puel·les de Barcelona, redactada en catalán, una falsa tradición de que el conde Borrell II murió en el asedio de Barcelona por Al-Mansur, y que los musulmanes lanzaron la cabeza del conde al interior de las murallas para aterrorizar a su población, todo ello, antes de proceder a su toma y posterior saqueo. No obstante, se estima que falleció en Septiembre de 992 en la Seu de Urgell.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.