El dolmen de Barberà.

Llegando a la finalización de las glaciaciones, la humanidad evolucionó hacia una nueva fase de la prehistoria: el Neolítico.
En la actual Catalunya esta etapa arribó en torno al año 4.500 a.C por medio de grupos humanos oriundos del Mediterráneo -considerándose del Oriente Próximo- y avanzando por el litoral Mediterráneo.


El neolítico supuso un enorme cambio llegándose a calificar como: “la primera revolución de la humanidad”, es en esta etapa cuando el hombre evolucionó pasando de ser un cazador recolector a un productor de sus propios alimentos en base a la agricultura y a  la ganadería, todo ello sin abandonar la caza, la recolección o la pesca .
Esta evolución representó un proceso de sedentarismo y de mejoras técnicas, como fue la aparición de la cerámica.

El Neolítico antiguo catalán (4.500-3.500 aC), también llamado “cultura montserratina” por haberse encontrado restos en la montaña de Montserrat caracterizados por la presencia de cerámica de decoraciòn cardial, cuyo método era mediante la incisión del borde dentado de una concha llamada Cardium edule.

Los hombres y mujeres del Neolítico antiguo vivían en poblados junto a tierras aptas para el cultivo y tenían una intensa actividad ganadera.

También se le ha considerado como la cultura de los sepulcros, tanto de tipo dolmen, cueva o de fosa (3.500-2.500 a.C). Esta última es conocida por sus ritos fúnebres formados por fosas excavadas en el suelo (probablemente debajo de las cabañas) que contenían ajuares funerarios compuestos por: herramientas, armas, adornos personales y piezas de cerámica. Los poblados se solían situar cerca de los ríos o lugares próximos a zonas con agua.

Hipogeo de Can Filuà (Santa Perpètua de Mogoda). Arx. Servei d’Arqueologia

Hipogeo de Can Filuà (Santa Perpètua de Mogoda). Arx. Servei d’Arqueologia

 Vestigios del neolítico en Barberà.

En el año 1948, en la explanada situada sobre la font de Can Llobateres  se encontró un dolmen y un menhir que habían formado una cueva sepulcral, a su vez, en otro lugar cercano también apareció una necrópolis con nueve enterramientos y diversos elementos como: hachas de piedra pulida, jarras, urnas y ornamentos.

Única foto existente del dolmen.

Única foto existente del dolmen.

Se supone que los pueblos del neolítico tenían la firme creencia de una “vida más allá de la muerte” (paralelismo que se da con la cultura Egipcia), y por ello, eran enterrados con sus objetos de uso personal bajo el supuesto de que serían utilizados en esa “otra vida”, útiles como: Brazaletes, collares, pendientes, cerámicas, cuchillos, hachas…

Reconstrucción según fragmentos de cerámica encontrada en el Sot de Salzies (Barberà -Santiga)

Reconstrucción según fragmentos de cerámica encontrada en el Sot de Salzies (Barberà -Santiga)

En 1965 se encontró un mortero manual -pero sin la piedra de moler- en las inmediaciones de Ca’n Altimira (La Palomera) pieza similar al extraído en un sepulcro de fosa en la Bòbila Madurell de Sant Quirce del Vallès.

Mortero de piedra procedente de la bòbila Madurell (S. Quirze del Vallès)

Mortero de piedra procedente de la bòbila Madurell (S. Quirze del Vallès)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s