Las fortificaciones medievales del Vallès (siglos IX-XIII)

 

 

 

1) Entre los años 800-900 nos consta el castillo de Terrassa (801/844), mencionado en un capitular de Carlomagno.

2) Entre los años 901-950 nos constan dos nuevos castillos: el castillo de Castellar del Vallès (912); el castillo de Palou (932).

3) Entre los años 951-1000 nos constan nueve nuevos castillos: el castillo de Sant Sadurní, al noreste de Gallifa (957);13 el castellum Azano, junto a ipso Muro, en el término de Sant Llorenç Savall (960); el castellum Mulierum (967), en el término de Sant Fost de Campsentelles; el castillo de La Pera, al noroeste de Sant Llorenç Savall (979); el castro Morino, en el término de La Roca del Vallès (986);el castellum o castrum de Mallato, en el término de Reixac (988); el castillo de Rubí (994);19 un castellum cuyo nombre desconocemos, pero que cabe situar en el terminium de Les Feixes (998); y el castillo de Gallifa (998).

4) Entre los años 1001-1050 nos constan nueve nuevos castillos: el castillo de Barberà(1005); el castillo de Castellbisbal (olim vocitatum Benevivere) (1012); el castillo de Guanta, al noreste de Castellar del Vallès (1017); el castillo de Castellruf (1018); el castillo de Montbui (1019); el castillo de Arraona (1020),junto a Sabadell; el castillo de Montcada (1022); el castillo de Montornès(1041); y el castillo del Far, al sur de Llinars del Vallès (1041).

5) Entre los años 1051-1100 nos constan nueve nuevos castillos: el castillo de Lliçà d’Avall (1053); el castillo de Sant Marçal, en Cerdanyola (1054); el castillo de Ribatallada, en el término de Altura (1057/1058); el castillo de Castellvell (kastro Vetulo, Castrivil), al norte de Caldes de Montbui (1065); el castillo de Bell·lloc, al suroeste de Cardedeu (1073); el castillo de La Roca del Vallès (1085);  el castillo de Sentmenat (1075); el castellum Anseger, en la parroquia de Sant Pere de Vallcàrquera (1078); y el castillo de Cànoves (1092).

6) Entre los años 1101-1150 nos constan seis nuevos castillos: un castellum situado al parecer en la parroquia de Palau-solità (1101); el castillo de Codines (1108); el castillo de Vilar, situado infra fines castri Codines (1108); el castillo de Cabanyes (1113); el castillo de Montclús (1132);44 el castrum Agudas (1132), en el macizo del Montseny.

De dudosa autenticidad parece una noticia de 1120 que hace referencia a un castrum de Octaviano, a un castrum de Fumet, al sur de Sant Cugat, y a un castro Ricanli, posiblemente en Cercedol. Todos estos castra nos constan por un diploma papal concedido a Sant Cugat del Vallès y transmitido sólo por el gran cartulario de la abadía redactado en el siglo XIII. De entrada, el término Ricanli es una transcripción errónea de Ricardi. Ahora bien, sabemos que la construcción de una fortaleza en un podium Ricardi se inició en 1145 como muy temprano, fecha en la cual el abad del monasterio cedió unos montes Sancti Cucufatis eremus para que se construyera en el podium de Ricard una fortitudo. De ello se deduce la posibilidad de que la bula pontificia haya sido interpolada con posterioridad al año 1145. Queda, por lo tanto, cuestionada la autenticidad de las primeras referencias tanto al castrum Ricardi como a los castra de Octavianum y Fumet.

7) Entre los años 1151-1200 nos constan cuatro nuevos castillos: el castillo de Rocamur (1157); y el castrum de Berta, que había de estar en los alrededores de Llinars (1160); el castillo de Montmajor (1183), y el castillo de Toudell (1192).

Un castrum de Griata, localizado en las cercanías de Caldes de Montbui y Sentmenat, nos consta para 1174. Pero cabe preguntarse si la fuente que lo transmite no ha realizado una lectura errónea de Griata por Guanta.

8) Entre 1200 y 1213, año de la muerte del rey Pere I, sólo nos consta un nuevo castillo: el castrum de Elex (1211), que posiblemente estaba situado en la parroquia de Sant Esteve Vilanova del Vallès (Valle de Loberes). La existencia de castra y castella en el Vallès se documenta, por lo tanto, desde la conquista carolingia (Terrassa). Con todo, la difusión a gran escala de los castillos no se produjo hasta por lo menos un siglo y medio más tarde. En cualquier caso, esta difusión no parece haber sido un proceso ni breve ni repentino. La cronología, tal como la reflejan las fuentes escritas conservadas, evidencia que la aparición de los castillos se preparó en los años 950-1000 y se aceleró en los años 1000- 1150. En conjunto se trata, pues, de un proceso que se extendió sobre un período de aproximadamente dos siglos.

Fuente:LAS FORTIFICACIONES MEDIEVALES DEL VALLÈS (SIGLOS IX-XIII).UN INVENTARIO A PARTIR DE LAS FUENTES ESCRITAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s