Las torres de defensa de Barberà.

000590004

En la antigua Barberà, además del Castell como elemento de defensa hubieron diversas masías fortificadas situadas en lugares estratégicos. Aunque el Castell estaba emplazado en un punto dominante que abarcaba una panorámica sobre las rutas pre-romanas y las vías imperiales romanas, la vía Aurélia o Augusta (de los Pirineos a Cádiz) y la vía Trajana que unía Ègara (Terrassa) con Bàrcino (Barcelona), por la extensión de sus tierras tuvo la necesidad de distribuir otros elementos de protección.

000590102

Base de la torre de vigilancia del castell

Varias de estas masías fortificadas aún siguen en pie como La Torre d’en Gorgs, con su reconocible torre de vigilancia, la de Can Viloca (antigua Sa Sala) o Can Armengol (antiguo Mas Costisso) que aún disponen de restos de lo que fueron sus elementos de defensa. De otras, simplemente quedan los vestigios de lo que fue su conjunto, como en La Palomera.

30739_cat_ESCALA_800_531

Torre d’en Gorgs

Una de las grandes masías fortificadas con características similares a la Torre d’en Gorgs, fue la Torre d’en Mateu. Y en menor grado, pero sin restarles su funcionalidad, fueron las masías de Can Llobateres y la de Can Tintorer, ambas con sencillas torres de vigilancia.

IMG_1521

La Palomera

En caso de peligro, los residentes de la población (tanto del núcleo como de las masías) tenían derecho a refugiarse en el Castell.